Tal vez se encuentre actualmente considerando vender un inmueble que tiene cierto tiempo de uso y algo de deterioro a nivel estructural. Es perfectamente entendible que desee sacarle el mayor beneficio con la menor inversión posible. Pero se a detenido un momento a considerar en las ventajas competitivas que obtendría frente a las miles de propiedades que como la suya se encuentran en el mercado, si le llegase a invertir en pequeñas reformas; muchas de ellas cosméticas?
El mercado inmobiliario está saturado de propietarios que consideran que su inmueble vale más que el de cualquiera casi que por razones simplemente egoístas. Si lo piensa en frío y sigue estas sencillas recomendaciones, podría hacer que su inmueble se cotice hasta un 15% por encima de lo pautado en el mercado. No hablamos ni mucho menos de refacciones estructurales grandiosas que pudiesen representar un alto costo, sino simples acciones que representarán un factor distintivo al momento de la negociación.
Los seres humanos por lo general somos muy visuales y tendemos a tomar decisiones emocionales basadas en nuestra percepción de lo que observamos. Sólo unos pocos serán capaces de acometer una importante inversión inmobiliaria basado en estudios serios de mercado y en estimaciones a futuro.
Sin más, pasemos a esta lista de recomendaciones que podrían contrastar entre una larga espera para vender o una expedita y satisfactoria negociación.

Pisos, la primera gran impresión.

Una restauración de los pisos de madera como un lijado y plastificado básico podría cambiar radicalmente positiva en cualquier prospecto cliente. Recordemos que la primera impresión es la más importante. En caso de que se decida por cambiarlos por completo, colocar pisos flotantes es una buena opción. Para pisos de granito o mármol, empastar y pulir, y en los pisos de cerámicas, repasar juntas y sustituir piezas rotas.

Cocina y baños, indispensables más allá de cualquier duda.

Estos importantísimos ambientes de cualquier inmueble han inclinado la decisión de un prospecto comprador a favor o en contra según las condiciones en las que se encuentren. Un baño y una cocina bien cuidados hacen que el valor de la vivienda suba; y en el peor de los casos, se mantenga según su valor por metro cuadrado en la zona.
En los baños, refaccionar cualquier pérdida de agua o filtración es vital, al igual que sustituir sanitarios por otros más nuevos, en caso de que estos últimos se encuentren visiblemente deteriorados. Para los cambios en la cocina se recomienda cambiar los azulejos de las paredes.

Pintura, la pincelada final.

Cualquier inmueble necesita con cierta frecuencia una mano de pintura general que le mantenga en buen estado estructural y visual. Una buena idea es pintar con colores neutros que aporten calidez y sean impersonales. Un inmueble con paredes con colores exóticos e independientes según su ambiente, pude no ser del agrado de muchos. Tenemos que tomar en cuenta que una buena primera impresión tomará no más de siete segundos. En ése corto período de tiempo, la decisión de un potencial comprador ya estará tomada.
Como bien lo aclaramos desde el principio de esta nota, esta lista contiene sólo algunas recomendaciones muy generales. Existen casos muy particulares en los que estas no será de utilidad.